Liceo San Jose U.r. -AISEN - Región de Aysén

Título iniciativa: Ley de apoyo económico para enfermos diabéticos del primer al cuarto quintil

Definición alternativa:
La diabetes es una enfermedad crónica, en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre. Esta enfermedad requiere de muchos paliativos para así mantenerla regulada. Se tiende a creer que la solución para sobrellevar la vida de un diabético son los medicamentos, sin embargo, según el instituto gerontológico, lo primordial en esta enfermedad es la dieta que se debe seguir, porque se debe tener especial cuidado en lo que un diabético puede consumir.
En términos mundiales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que 422 millones de adultos (18 o más años) en todo el mundo tiene esta enfermedad. A esta cifra igual se le agregan los niños, los cuales son 78 mil. La OMS también ha dicho que la causa directa de 1,5 millones de muertes se debe a esta enfermedad. Esto deja a la diabetes en el octavo puesto de muertes a nivel mundial. Muchas de las víctimas asociadas a esta enfermedad, recibieron los medicamentos para poder sobrevivir, sin embargo, una dieta inadecuada gatillo su defunción, debido a que el costo de una dieta sana es muy elevado.
La asociación de diabetes, recomienda seguir una dieta que incluya: carbohidratos procedentes de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y leche descremada; porciones de carnes blancas; exclusión de grasas saturadas y frituras, así como también reducir las grasas trans al mínimo. Es por esto que el seguir una dieta con estas características es tan complicado de sobrellevar, ya que, esta contribuye a un gasto significativo para una persona diabética, y más aún si esta tiene familia.
Si se llevan todos estos antecedentes externos a nuestro país se traduce en lo siguiente: Según un estudio de la federación internacional de diabetes (IDF), Chile presenta un aumento significativo de la población diabética, superando incluso el porcentaje mundial, siendo el 12% de la población chilena diabética. Esto lo posiciona en el segundo lugar en Latinoamérica con mayor tasa de diabéticos. Además, según la sexta edición de Atlas Mundial de la diabetes, Chile lidera el crecimiento diabético con una tasa del 9,4%. Por otra parte, no es ajeno mencionar que un estudio realizado por el Ministerio de salud reveló que la diabetes tipo mellitus es la es la sexta causa de muerte en el país, con una tasa de mortalidad del 16.2%, que se traduce en 2.501 defunciones anuales.




Respecto al tema económico, un estudio que se realizado en Puerto Aysén, arrojó que la dieta diabética es un 28.5% más costosa en comparación a una regular. Esto se comprueba mediante una estimación a la dieta en cuestión. Luego de calcular los costos que lleva mantener esta dieta, únicamente para una persona padeciente de esta enfermedad, se arrojó que se gasta en promedio 312.450 pesos mensuales. Si tenemos en consideración la cifra anterior, es bastante complejo mantener el estándar alimenticio de cualquier paciente diabético, ya que, si le agregamos que el sueldo mínimo actual el cual es de 257.500 pesos, se hace aún más difícil de solventar.
Según Diabetes al Día: Es importante subrayar que el tratamiento con medicamentos por sí solo no es efectivo, sino que se requiere de la unión con un plan de alimentación, ejercicio físico y regulación constante de la glicemia. Actualmente Chile está priorizando en la prevención de esta enfermedad, pero no se da cuenta que también se necesita hacer algo con los diabéticos. Se habla mucho de la prevención, pero las cifras anteriormente expuestas están avalando que esto no está dando el resultado esperado. Es así como, se debe pensar en hacer algo con los ya enfermos de diabetes, que vaya más allá de la simple entrega de medicamentos.
Es menester señalar que el informe de salud de la OCDE, está cuestionando el actuar de Chile con respecto a la salud, ya que el país está gastando menos del promedio mundial en cubrir las necesidades de salud. Con base a esto, se da cuenta, que Chile podría hacer mucho más por los poseedores de alguna enfermedad, y sobre todo por lo enfermos diabéticos, quienes son los que poseen los mayores índices de afección.
En relación a lo anterior, el artículo 19 de la constitución chilena en su inciso 9 dice: El estado protege el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y de rehabilitación del individuo. Le corresponderá, asimismo, la coordinación y control de las acciones relacionadas con la salud.
Con esto se demuestra que el estado de Chile tiene la obligación de entregar todas las facilidades para una óptima protección a la salud, lo cual es lo que se persigue mediante este proyecto de ley: Garantizar al diabético un desarrollo óptimo mejorando su dieta.
Según los antecedentes expuestos, surge la siguiente propuesta legislativa, la que tiene un carácter de mensaje, la cual se denomina: Ley de apoyo económico para enfermos diabéticos del primer al cuarto quintil”. El cual consiste en el siguiente proyecto de ley:

Propuesta legislativa:
PROYECTO DE LEY


Artículo primero: Crease un sistema de apoyo económico para la población diabética chilena del primer al cuarto quintil, con el fin de parte de los costos de la dieta de las personas que padecen de esta enfermedad.
El fondo nacional de salud deberá asegurar dicha protección financiera a los beneficiarios, en el intertanto que se cree una ley de impuestos específicos para los productos que se consideren reactivos de la diabetes.


Artículo segundo: Beneficiarios de esta ley.
Son todas aquella personas diabéticas que se encuentren del primer al cuarto quintil, en caso de que en un núcleo familiar exista más de un diabético, el beneficiario será el que se encuentre en mayor riesgo según el informe médico entregado por la autoridad correspondiente. El beneficio se extenderá a aquellas personas que cotizan en FONASA, CAPREDENA, DIPRECA e ISAPRES, considerando como tope, que sus rentas no excedan el cuarto quintil.
También serán beneficiados con este aporte aquellos enfermos diabéticos extranjeros que residan en Chile y que coticen en ISAPRE o FONASA hasta el cuarto quintil.


Artículo tercero: Administración de recursos.
El Fondo Nacional de Salud asignará los recursos por medio de la Tarjeta Nacional de Diabéticos (TND), esta tarjeta será creada y administrada por una empresa privada previamente certificada por el Ministerio de Salud, la cual se adjudicará dicha prestación por vía de licitación pública.
La empresa que se adjudique dicha licitación tendrá las siguientes funciones económica-administrativas:
Administrar los datos de enfermos diabéticos y revisar los costos de la minuta diabética.
Confeccionar y distribuir la TND.
Capacitar a los proveedores de alimentos, los cuales serán afiliados en relación de cómo se debe utilizar correctamente la tarjeta.
Campañas informativas sobre el uso correcto de la tarjeta TND.
Crear una plataforma electrónica para hacer uso del monto asignado por tarjeta. Asimismo, crear una línea telefónica para mayor alcance.
Recargar la TND mensualmente según el quintil, no será recargable por el beneficiario ni el monto podrá ser retirado en efectivo, de quedar fondos sin ocupar, estos serán redistribuidos para el mes siguiente.
Fiscalizar el correcto uso de la tarjeta, la cual solo puede ser utilizada por el beneficiado y no por terceros.
g.1) En caso de imposibilidad física del beneficiario, se deberá hacer una declaración ante notario en la cual se designe un representante, quien podrá hacer uso de la tarjeta en nombre del titular solo con el carnet de identidad de este.
La licitación tendrá una vigencia de 3 años, cumplida la fecha el estado nuevamente llamará a licitación pública, permitiendo que participe la institución o empresa que ya la tuvo.


Artículo cuarto: Distribución de beneficios a beneficiarios.
Para entregar el aporte económico se considera el quintil en el cual se ubican los enfermos diabéticos, siendo el tope el cuarto. Se considera una relación proporcional entre el quintil y los recursos que se dispondrán, considerando lo siguiente:
El primer quintil de 0 a $74.969, recibirá un aporte solidario de $68.850.
El segundo quintil, de $74.970 a $125.558, recibirá un aporte solidario de $55.080.
El tercer quintil, de $125.559 a $193.104, recibirá un aporte solidario de $41.310.
El cuarto quintil, de $193.105 a $352.743, recibirá un aporte solidario de $30.982.
Los montos mencionados anteriormente, serán reajustados todos los años considerando la variación anual del IPC, esto aplicable a cada quintil.
Los recursos asignados a cada quintil, se entregarán mediante una tarjeta denominada Tarjeta Nacional de Diabéticos.


Artículo quinto: Vigencia de los recursos.
Las personas dispondrán de un mes para utilizar el monto asignado en el consumo de alimentos, el dinero que no sea utilizado no es acumulable en la tarjeta, por lo cual irá a un fondo desde el cual se redistribuirá para el mes siguiente. Para utilizar el beneficio se debe hacer uso de la TND, más la cédula de identidad, salvo en aquellas situaciones estipuladas en el Artículo tercero, g.1.
Artículo sexto: Restricciones y sanciones.
En caso de extravío de la tarjeta, el beneficiario se hace completamente responsable de esta, teniendo que dirigirse a la empresa adjudicada y pagar el coste de reposición.
En caso de duplicación o falsificación de la tarjeta, se procederá a bloquear la tarjeta por un periodo de un mes a contar del incidente. Para restituir el beneficio, el dueño de la tarjeta deberá llamar a la línea de la empresa para solicitar la restauración.
La tarjeta presenta únicamente cobertura nacional.